La fotografía. Proyecto de Septiembre de Adictos a la Escritura. (Funesta Pasión)


Funesta Pasión

Eras como esta ciudad para mí, una belleza que sólo se podía admirar desde lontananza, incompresiblemente etérea, silenciosa frente a mí latir perenne. No te bastaba con hacerme sufrir sino que pretendías no atisbar nada, ¿lo adviertes? Me resultas gemela del paisaje que os muestro.  Sin sentimientos aún cuando me deslizo sinuoso por tus calles cubiertas de amistades que no sirven más que para decirte lo que realmente quieres escuchar, pero jamás llegas a oír mi bisbiseo que con brío intenta alzarse por sobre los demás estertores charlatanes. No, ni vistiéndome de cobalto y saturado donaire logras otearme desde tu poblada mente. Definitivamente piensas con los ojos terrenales, mi dulceata.

Hoy no pasa de hacerte ver que existo. Es hoy que destrozaré cualquier adarve que se me imponga, como fiel soldado que cuida tu palacio adornado de flores muertas, roído por ratas infectas que surcan tu morada. ¡Estas próxima a ser manduca de alimañas! Y creedme, los enemigos no lucen como tales, de modo que esperan pacientemente un punto exangüe de fragilidad antes de devorar la hiedra venenosa que posees por dermis, ¡mi amada! Impúdica reina de mi utopía putrefacta que por años he añorado acallar entre mis fauces con deliberada sincronía. ¡Frenético en estocadas te devolvería el músculo vital al cuerpo! Te daría dádivas bucales húmedas de pasión enardecida hasta extirparte el aliento de cuajo junto a tu maldad trastornada.

A priori lo que hago es por afecto, por el apego que enciende mi inaudito latir estruendoso que resuena entre las bóreas del este al oeste. Allende donde vayas comprobarás que no miento cuando aclamo tu nombre en medio del silencio como fina musicalización  palpada por noches de miedo entre espíritus y brujas soltando sus hechizos de muerte a los cuatro vientos. Sabrás de mi fuerza al susurrarte vocablos de amor en súbita agonía mientras me detengo a escasa distancia de tu balcón en lo que por dentro grito, mil veces. ¡Te amo!

Decidme, amor, ¿acaso no eres capaz de acariciar mi intrepidez desde tu lecho mientras yo muero, aquí… por un ósculo tuyo? Descaradamente no. Pareces flotar dormida en ideales frondosos de vileza. Mañana quién sabe con qué argucia habitarás tu marchita sapiencia luego de poner en tierra tu primera extremidad, un paso te hunde más en tu  fango anidado por demonios de permutada estirpe.

Compungido noto cómo mi espíritu se gangrena con el tuyo aún sin siquiera haber intercambiado dicciones durante nuestra vida que se me antoja eterna. Comprendo que debo librar una dura batalla con vuestra esencia; tengo el deber  y la bonanza de engendrar un camino de salvación para ti y para mí aunque el parto resulte doloroso. Son encargos que Dios pone en mi mano cuyo elemento de pronto se vuelve filoso y brillante, un puñal férreo como lo que ocultas bajo la falda, naciente entre tus piernas. Lo sé, aunque no lo haya saboreado con estos labios, esa miel fogosa que guardas en ánfora carnosa.

Ha llegado la hora de unirme a tu vals exorbitante, de hacerte mía mientras vociferas, con los ojos tan amplios que pareces herida, mi nombre. ¡Demonios! Caigo en el fatídico error de rememorar que no me conocéis, hasta el jardinero tiene más suerte que yo en tus arcaicas memorias.

Sonrío ante la miserable desgracia que poseo, todo se voltearía boca arriba en un segundo endiablado.   Yo… lo cambiaría.

Me interno con el sigilo del amante que no quiere ser descubierto por los padres de la núbil doncella, fatigado de tanta espera. Doy un brinco y mis pies se enredan en los ramajes que a su vez hacen de escalera, colisionan mis pensamientos a medida que la maleza se ensaña con mi piel y me arañan mientras me trepo con determinación hasta saltar como un crío sobre la planicie de madera. Altivo, me muevo hasta la alcoba buscando el psicotrópico de tu perfume a hembra, y cuando te encuentro, me deslizó ponzoñoso sobre ti, y con exagerada lentitud me recuesto. Pronto te faltará el aire, me veras, será amor a primera vista y luego te haré mía.

Tal cual si fuese una novela, abres tu boca, tus ojos aterrados y luchas. Sin embargo yo soy tu dueño. Con ímpetu me enredo en tu humanidad como dos flores nacidas en la misma maceta, moldeadas ad libitum para calzar a la perfección. Te restallo caricias poderosas en el rostro y pareces aturdirte por el sentimiento amoroso que te entrego. Me sumerjo con violencia en tu anatomía mientras quito cualquier indicio de tela. Te corrompo, me hundo en tus carnes. Te dejaré vivir una pantomima de lo que siempre has envidiado cada vez que visitas un teatro, te haré llorar por mi tacto enfervorizante. Luego de unos minutos de intensa pasión, todo lo prometido, se cumple.

Te contemplo con mis labios espasmódicos tendida sobre el camastro, inerte, con la visión extraviada en algún paraíso donde tal vez, uno igual a mí, reine. Aprecio la belleza infinita con la cual hurtas el alma de cualquier hombre. Juro por Dios que no tiene precio esta imagen. No sé porqué, empero aunque estas muerta, sigo deseándote de manera desenfrenada. 
No cabe duda de que serás, hoy y siempre… la urbe donde deseo habitar.
Photobucket

23 comentarios:

  1. Es muy bonito y es triste, la imagen igual no me pega demasiado con el texto... la forma de hablar es como de otra época, eso, o has estado buscando palabras muy elaboradas. Es un texto enriquecedor por el amplio vocabulario aunque como contra tiene que alguien poco leído no entienda ni la mitad de la mitad xD


    Aún así felicitaciones!! Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Te diré que yo cuando empecé a leer escritos así no tenía idea de lo que decía, sin embargo, le puse dedicación y empecé a entenderlos. De hecho esta es mi estilo más que el que uso para escribir relatos más largos XD

    Saludos querida >_<

    ResponderEliminar
  3. Lo dicho, me encanta como escribes, este me ha fascinado!!
    "Compungido noto cómo mi espíritu se gangrena con el tuyo aún sin siquiera haber intercambiado dicciones durante nuestra vida que se me antoja eterna"

    Expresas con claridad ese turbio sentimiento que nos embarga cuando amamos sin ser correspondidos, esa ansiedad, ese apego irrefrenable, y esa constante necesidad que anima a la locura.
    Muy bello!!! ^-^
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. He de decir que me agrada la comparación que se hace entre la ciudad y la dama. Laberinto inescrutable donde se ingresa y no te das cuenta el momento en el que ya no eres capaz de retornar.
    A veces fría, otras acogedora.

    Bonito relato, la imagen parece la descripción perfecta, senos, columna curvada y un par de piernas tan largas como carretera.

    ResponderEliminar
  5. Demasiada tristeza en una historia.

    Como reflexión, a veces me siento como el protagonista, porque durante mi vida jamás he sabido lo que es ser amada.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  6. :/ demasiado triste mi niña pero con belleza, es un poco verdad lo de la imagen, pero a mi me gusto. Comparto lo de no ser amado :(

    ResponderEliminar
  7. Mi amor ya sabe lo que opino acerca de su escrito, y de lo mucho que me fascina leerla, aun así no me canso de repetírtelo. Tienes ese poder de plasmar con tanta firmeza los sentires en el papel, algo que a mi aún se ve lejano.
    Espero que jamás abandone sus ansias por la escritura.

    PD: yo no soy mala con ella como para que escriba puras cosas tristes, lo juro >.<!!!

    ResponderEliminar
  8. Muy triste y muy emocionante a la vez. Tu forma de escribir es fascinante y me he quedado impresionada con el relato y la foto.
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  9. Es la segunda vez que te leo (la primera fue en el club de las escritoras) y, como esa vez, me quedo fascinada. Tu manera de escribir es increíble, con un vocabulario muy extenso pero bonito. A mí no me ha parecido muy triste, más bien oscuro y...un poco morboso. Te sigo desde ya.

    ResponderEliminar
  10. Te lo digo con dos palabras, está genial Rossiel!!! me gusta tu vocabulario al narrar, tu texto está lleno de pasión y emoción. Me gustó. Aunque triste la historia, es del tipo que me gustan. Y comparto lo mismo que Ariana. Reflejas muy bien el amor no correspondido :)

    ResponderEliminar
  11. Que increible manera de narrar, es como ser transportada a otra época.
    Un texto lleno de pasión, locura y morbo!!

    Un gusto leerte!!

    ResponderEliminar
  12. Rossiel, tu relato está muy trabajado. Tienes muy buen vocabulario y dominas muy bien este estilo que parece tan antiguo. Muy bueno.

    ¡Saludos! :)

    ResponderEliminar
  13. Hola, Rossiel!!

    Me gustó la imagen elegida y creo que le va muy bien al texto y a lo que buscai (:-P) transmitir.
    Me parece, nada más, que hay que repasar un poco la puntuación. He visto que amas la "coma" y en algunas frases quedaría mejor punto y coma o punto simplemente. También me da la impresión que hay algún que otro desacierto al emplear el español de España... A veces parecía que hablaba de "tú a tú" y enseguida aparecía un "vosotros" que descolocaba, o viceversa. Noté ausencia de algunos tildes también.
    Por lo demás, decirte que me ha gustado y me ha hecho pensar en la historia de "El perfume", de Süskind, un libro genial.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  14. Hay Rossiel Q.Q Tienes ese don para poner en letras aquella tristeza que se queda atorada en la panza y te da dolores de corazón.

    u.u

    ¡Peroooo! Es precioso *-* Triste, pero hermoso, siempre tanm detallista y tan enriquecido de palabras para que una sola oración te sorprenda y te absorba. ¡Lo amo!

    P.D. >.> se me hace que Kari es mala, mala... (xD)

    ResponderEliminar
  15. Si se escribe con pasión sobre el amor tanbiem debemos ser apasionado con los que no aman. Me encanta tu prosa, es fantastica la forma como creas un enredo de palabras que cobran sentido una vez las lees.
    Fantastico, la imagen tal vez no concuerde mucho pero se aprecia el trabajo.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. ¡Precioso y oscuro, cómo a mi me gustan!

    Te quedó hermoso, querida, realmente bello y profundo^^

    Un beso enoooorme:D

    PD: siento no haber venido antes, pero he estado de médicos y no he podido pasarme.

    ResponderEliminar
  17. Guao, que hermoso relato, te felicito, sabes expresar muy bien los sentimientos y tienes un extenso vocabulario... te felicito, te quedó genial

    ResponderEliminar
  18. Creo que yo también lo he tomado por el significado oscuro y morboso, como dicen por arriba. He de reconocer que al principio me ha costado entrar en el texto, pero luego ha sido simplemente un paseo deslizándose por él. Me ha encantado tu estilo.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  19. Hermoso relato, muy gótico!! me encantó, aunque he tenido que leerlo dos veces!! Un beso enorme

    ResponderEliminar
  20. Enhorabuena, Rossiel. Una historia intensa en su contenido y desgarradora en la descripción. El cambio de persona verbal en los momentos en que aparecen las exclamaciones le aporta un ambiente teatral. Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Qué oscuro!
    Interesante perspectiva de la ciudad.

    ResponderEliminar
  22. Rossiel me has dejado sin palabras. Desde luego tienes un estilo propio que admiro. El uso del vocabulario tan amplio y completo, la construcción de las frases, construidas con esmero y de forma compleja. Los sentimientos que sabes trasmitir con tu relato, tan oscuro y siniestro. Qué fuerza tiene, que forma de contar la historia. Y la historia en sí, que es genial. Me ha gustado mucho. Besos!!

    ResponderEliminar

Su opinión es importante.